SOMOS EXPERTOS EN CALZADO DE SEGURIDAD

Independientemente de qué profesión tenemos, de qué clase social somos, a qué partido político pertenecemos o en qué país vivimos todos tenemos la necesidad de caminar y desplazarnos. Sí, parece una idea obvia pero a pesar de esto, es notable que un gran número de personas no piensen en lo importante que es cuidar nuestra salud y nuestro cuerpo para practicar este ejercicio sin dolencias ni riesgos.

¿Cuántos somos los que damos por hecho que siempre usaremos nuestras piernas y pies sin ningún problema y que por tanto no necesitamos cuidarlas? El cuerpo es nuestra herramienta más importante y su funcionamiento armónico depende del buen estado de todas sus partes.

La idea inicial del calzado de protección

La idea de utilizar calzado surgió por la necesidad de cuidar nuestros pies, nuestros antecesores descubrieron con la práctica que al tenerlos desnudos se dañaban con más frecuencia y por tanto quedaban en desventaja. Actualmente muchas personas van a comprar calzado y no toman en cuenta factores tan básicos como la comodidad, o la seguridad que ofrecen, prestando mayor atención a la estética. Esto, claramente es un error.

Los zapatos son artículos de uso diario, cuya  función básica es la de proteger nuestros pies, pero, ¿de qué? Con esta pregunta, claramente nos referimos a niveles de riesgo de daños. Los riesgos de daño para nuestros pies son innumerables todo depende del ejercicio diario que realizamos.

Está claro que una secretaria no necesitará el mismo calzado que un albañil. En este caso no nos referimos a estilos o géneros, más bien a funcionalidad. Una secretaria por lo general permanece el mayor tiempo sentada frente al ordenador. En cambio un albañil está en constante movimiento y en un riesgo de accidentes muy superior.

¿Qué determinó el surgimiento y la demanda del calzado de seguridad?

Cuentan que los granjeros y agricultores usaban zapatos de madera para evitar que sus pies sufrieran los pisotones de las vacas y los caballos. Cuando comenzó la Revolución Industrial, hubo una migración del sector agrícola al industrial. Estos son contextos totalmente diferentes, con procesos, condiciones y actividades que los hacen muy distantes.

Los trabajadores intentaron inicialmente usar este tipo de calzado en el nuevo ambiente industrial, pero no resultó. Esto hizo que exigieran una mayor protección laboral pero las empresas hicieron caso omiso a las exigencias de los obreros. Esta actitud tuvo como respuesta el enojo de los trabajadores quienes atinaron a romper las máquinas con los propios zapatos de madera (los zuecos), naciendo así el término sabotaje.

¿Por qué las Botas de Seguridad?

Con la protección social de los obreros, el coste de los accidentes laborales comenzó a tener cifras elevadas y los empresarios se vieron obligados a buscar soluciones. Fue a principios del siglo XX, durante la Revolución Industrial, que se crearon los primeros zapatos con conchas protectoras.

Es en este contexto en que surgió el concepto de calzado de seguridad y con él las primeras botas de seguridad de acero. Se considera que en Alemania surgieron estas botas y que se desarrollaron muy rápidamente en muchos otros países. Originalmente eran diseñadas para los trabajadores, aunque se fueron generalizando a los civiles y personal militar.

La Primera Guerra mundial promovió el desarrollo de la industria. La necesidad de crear armamentos y otros artículos para la guerra también marcó parte de la historia del calzado. Los modelos creados durante este período fueron mejorando en calidad y desempeño.

Podemos asegurar que la actividad económica y la necesidad de los obreros marcaron el inicio de la producción del calzado de seguridad. Este se puede definir como calzado que protege los pies en situaciones de riesgo.

¿Cuando debemos utilizar zapatos de seguridad?

Las situaciones de riesgo que podemos tener son diversas. Pudiera ser un suelo demasiado resbaloso, la manipulación de cables de alta tensión, desplazarse por superficies con objetos perforadores incluso algunos deportes. Es por eso que según la situación de riesgo es el tipo de calzado. El calzado de seguridad se puede ordenar en 3 grupos:

  • Calzado de seguridad.
  • Calzado de protección.
  • Calzado de trabajo.

Tipos de Zapatos de Seguridad

Según expertos de seguridad laboral existen diferentes clasificaciones de calzado de seguridad dependiendo del nivel de seguridad que ofrece. Algunas clasificaciones pueden ser:

  • Calzados de Seguridad Integral
  • Calzado de seguridad S1
  • Calzado de seguridad S2
  • Calzado de seguridad S3

Si te interesa saber más sobre estas categorías y cuál se ajusta más a la actividad que realizas en nuestro menú puedes encontrar toda la información que necesitas.

Las botas de seguridad en el deporte.

Actualmente el calzado deportivo no se valora dentro de las categorías de zapatos de seguridad o protección. Sin embargo no podemos ignorar el papel fundamental que desempeñan en la comodidad y protección de los atletas. Muchos de los goles o grandes partidos de Messi y Cristiano Ronaldo lo deben en gran medida a las excelentes botas que calzan.

Otros deportes como la escalada, el senderismo, los deportes de invierno exigen calzado especializado y orientado sobre todo a la protección y comodidad. Las grandes marcas de zapatos deportivos por lo general desarrollan una línea de zapatillas de seguridad. Entre ellas destacan Nike, Adidas, Puma, Diadora entre otras.

Tomando en cuenta estas nociones te será más fácil tomar la decisión correcta la próxima vez que vayas a comprar un calzado para trabajar. Si necesitas más información, en nuestro menú puedes encontrar los consejos y listados de mejores zapatos de seguridad.

Artículos interesantes